(CEO Laureate Spain y Presidente de la Universidad Europea)

Futbolista, médico, astronauta, policía… esta era la lista de respuestas más común a la pregunta de la infancia «¿qué quieres ser de mayor?». Sin embargo, es probable que pasados los años quienes en su momento dieran aquellas respuestas hoy trabajen por ejemplo como community managers, expertos en big data, especialistas en conversión de leads o bloggers. Todos ellos ejercen una profesión que en su infancia ni siquiera existía.
Nos encaminamos a una realidad laboral que muta a gran velocidad, como en la analogía entre el camaleón y la empresa que utilizan los autores en el libro. De hecho, según pronostican varios informes, entre ellos The Future of Jobs, presentado en el Foro Económico Mundial de Davos en 2016, el 65% de los niños que hoy empiezan primaria trabajarán en el futuro en empleos que aún no existen.

Desde el ámbito educativo es obvio que estamos ante un gran desafío porque en el mundo actual todo puede reinventarse gracias a la tecnología y debemos estar a la vanguardia de esos cambios. Como veremos a lo largo de esta obra, hoy en día la transformación digital afecta a todos los sectores hasta el punto de haberse convertido en un imperativo para las empresas e instituciones y, por ende, para los profesionales, que necesitan creatividad, facilidad para el desarrollo y el uso de herramientas tecnológicas y ser más flexibles que nunca para adaptarse a los escenarios laborales futuros. Pero no sólo el cambio más tecnológico va a sacudir estos futuros escenarios; también lo harán otra serie de factores menos predecibles que alterarán, en ocasiones de manera drástica, las formas de trabajar y de actuar. Por todos estos motivos, es necesario realizar una transformación integral más profunda tanto en las compañías como en la manera de pensar de las personas que las forman. La empresa camaleón nos enseña el camino y nos da las pautas para hacerlo.

Analizar ese escenario actual o vislumbrar el que está por venir resulta siempre fascinante y además representa una necesidad inherente a cualquier institución educativa, como la universidad, que tiene la exigencia de ser sensible a las transformaciones sociales. Por ello resulta tan estimulante la lectura de este libro, porque desde el rigor y el análisis nos permite descubrir pautas y claves para entender las futuras necesidades laborables con la mirada siempre puesta en el futuro.

Y se trata de un futuro que se constata cada día en nuestras aulas, donde formamos a los profesionales del mañana, a las personas que van a dar respuesta a las necesidades de un mundo que, como veremos, resulta cada vez más volátil, incierto, complejo y ambiguo. Pero ese es el reto: formar a personas desde un compromiso ético que garantice el progreso social sostenible, a profesionales capaces de emprender e innovar para generar un impacto positivo en la sociedad, a personas capaces de liderar con éxito proyectos en un entorno de incertidumbre extrema, sujeto a una profunda transformación; en definitiva, a formar a líderes camaleón.
Porque los múltiples desafíos que plantean los autores de esta obra se relacionan muy directamente con el hecho de que los profesionales que está demandando el mercado laboral actual son híbridos, mezclan su especialidad con competencias y conocimientos más transversales. En definitiva, se buscan «nuevos profesionales», perfiles ad hoc, y desde la universidad debemos poner el foco en estas nuevas necesidades.

Asimismo, creo que las generaciones que se están incorporando a la empresa tienen unas características profesionales y unas expectativas diferentes a las que hemos estado acostumbrados hasta ahora, por lo que no sólo debemos pensar qué echa de menos la organización, sino también qué requiere el estudiante. Hemos de tener la capacidad de adaptarnos unos a otros y entendernos. Estamos acompañando a las generaciones que crearán las empresas camaleón o trabajarán en ellas.

Además considero que las nuevas generaciones no perciben valor en las clases magistrales de transmisión de conocimientos; piden aprender a aplicarlos en escenarios cercanos a la realidad a la que se van a enfrentar en su vida profesional, pues saben que esto es lo que les hará más competitivos. Al mismo tiempo, las compañías necesitan que los nuevos perfiles lleguen preparados para ser efectivos desde el primer momento y no tener que dedicarles meses para que aprendan las competencias necesarias. Las metodologías de aprendizaje deben adaptarse para favorecer el learning by doing, la transversalidad, la colaboración, el emprendimiento, etcétera.

Vivimos en la inmediatez y la demanda actual implica que los vínculos entre universidad y empresa se estrechen. Para nosotros resulta clave concentrar esfuerzos con el objetivo de que desaparezca esta brecha a través de un modelo académico basado en el aprendizaje práctico, en casos reales, cercano a la realidad profesional y con un claustro que en su mayoría compatibiliza la actividad docente con la profesional.

Estamos trabajando con los líderes del futuro y debemos asumir que el día de mañana van a necesitar entender la realidad y sobre todo saber qué son capaces de aportar ellos al proyecto empresarial en el que estarán implicados. Una de las garantías de que los líderes de la empresa camaleón se vinculen con la organización es el impacto positivo que esa compañía tiene en la sociedad, su capacidad para generarles orgullo de pertenencia; es decir, buscan trabajar en organizaciones que les permitan devolver a la sociedad parte de lo que esta les aporta al tiempo que les ofrezca la posibilidad de desarrollarse profesionalmente en entornos dinámicos y globales. En definitiva, el futuro está en las organizaciones con un propósito inspirador y compartido con las personas que la conforman y que son además el verdadero motor de cambio.